Un lugar de seguridad para el corazón

Juan David Gomez
3 min readAug 26, 2019

Hoy hablando con Nicolle, me di cuenta que todos buscamos seguridad en medio de nuestro diario camino, y no existe seguridad más grande que la de Dios quien es mil veces mayor que todos nuestros miedos y problemas. Así que tomé la biblia y decidí escribir estos puntos rápidos para recordar el refugio que tenemos en Jesús.

Cuando la tormenta no acaba

Marcos 4:35–40 : Siempre habrán tormentas en nuestra vida y sentiremos la inseguridad que se nos “hunde el barco” que estamos abandonados de todo y todos en medio de la nada. Pero si hemos invitado a Jesus a estar en nuestra vida, en nuestra barca, él jamás permitirá que se hunda, siempre llegará al último cuando creemos que no podemos más. La pregunta es, ?Estaremos dispuestos a tener fé y llamarlo hasta que nos responda?

Tu mente es un aeropuerto con mucho tráfico

Los pensamientos son como aviones. Hay buenos, malos, constructivos y destructivos que siempre van a volar alrededor de nuestra cabeza pero no necesariamente debemos dejar que “aterricen”, esto es permitirles que se queden y acomoden. Tenemos el poder de enfocarnos más en los buenos (Filipenses 4:8) y con esfuerzo perseverante intentar una y otra y otra vez hasta ganar fortaleza mental.

Hoy necesito saber QUIEN SOY

Mt 3:17 : Antes de empezar su ministerio público, Jesús tomó el paso obendiente de ser bautizado en agua, que significaba una confesión pública de su fé de arrepentirse de la autosuficiencia y seguir a Dios. Al salir se escuchó una voz del cielo que decía “Este es mi hijo amado”. Era justo lo que necesitaba escuchar Jesus, antes de dar un solo paso, de empezar a ejecutar nada de su ministerio. Necesitaba dar un paso de fé y escuchar palabras de afirmación de su Padre celestial para saber en donde estaba parado. No demos ni un solo paso más en nuestro trabajo o iglesia sin sentarnos a escuchar de Dios en oración y en su Palabra lo que nadie ni nada podrá quitarnos jamás, la seguridad que EL NOS AMA y que somos su hijo/a especial. Nadie jamás podrá tocarnos, nadie nos separará de la palma de su mano. (Juan 1:12, Romanos 8:14–15, Gálatas 3:26)

Una verdad muy antigua

Efesios 1:4 : El mundo es temporal. Las personas que lo habitan también son temporales. A veces nos olvidamos que efímera es la vida y aún más los comentarios o momentos fuertes que nos marcan en la misma. Lo que nos dijeron o hicieron duró solo un tiempo pero no tiene porque marcarnos por siempre. Existe un comentario más fuerte que el de la gente, un llamado superior y una verdad que sobrepasa la existencia del mundo, que Dios nos amó antes de crear al mismo planeta tierra! Que antes que formara todo lo que vemos y antes que nacieran las personas que nos lastimaron, Dios ya dijo: “Yo te amo y te escojo especialmente para mi”. Con fé escuchemos el eco de su voz que es sutil pero inmensamente más eterno que los efímeros dolores que nos causaron en la tierra.

Recuerda que solo estás de paso… aquí en el mundo

1 Pedro 2:11 : Cuando aceptamos a Jesús como Señor y Salvador se despierta nuestra naturaleza eterna, la que estaba dormida pero destinada a vivir con Dios por siempre. Y ahora cada vez que el camino y la batalla sea difícil podemos mirar al cielo y recordar que somos peregrinos, viajeros temporales por el mundo y que nos espera desde ya en los brazos de Jesús una esperanza mayor a todas las frustraciones que hoy nos rodean.

Nada puede contra el campeón de campeones: El más fuerte amor

Juan 3:16 : Lo que Dios ama intensamente, no puede ser desechado por nadie. A pesar que las voces a nuestro alrededor traten de decirnos que no podemos o no valemos lo suficiente, no tienen chance alguno en contra del la inmutable verdad de Dios. El nos ama, y su amor es incondicional, fuerte, intenso y capaz de quemar todos los dardos dañinos que nos lanzan. Nadie ni nada puede contra su amor. Nada jamás nos separará de su brazo. Es la mayor esperanza que tendremos por siempre. (Romanos 8:28–39)

--

--

Juan David Gomez

Entrepreneur, spiritual adventurer and musician. Searching for the best version of myself and the best legacy I can leave to my children's children.